lunes, 22 de enero de 2018

Algunos Guiños cubanos contemporáneos a la Contradanza. ;-)

La Contradanza es un género de suma importancia para la historia de la cultura cubana. Aunque no es un género cubano como tal, es el que con su desarrollo, da luego lugar a la aparición del Danzón; pero a su vez es el que abre el camino para la música cubana de Concierto, teniendo ya una identidad propia. 

Hoy quise traer acá al blog esto que nombré como  "Algunos guiños cubanos contemporáneos a la Contradanza", en donde, a mi entender, de alguna manera se le rinde homenaje. 

El primero es especial, porque es el arreglo de una Contradanza Original del siglo XIX, de Manuel Saumell, considerado el padre de la música cubana precisamente por la autoría de 52 contradanzas para piano, joyas del repertorio e imprescindibles para entender la evolución y desarrollo de la música cubana. Precisamente la pieza comienza con la interpretación en el teclado de la contradanza original, en un tiempo un poco más rápido de lo que serían las contradanzas; y luego se desenvuelve el arreglo con el resto de los instrumentos, solos y más. Creo que es una versión acertada, que le da otro aire a la obra, transformándola y llenándola de colores y matices muy positivos. 




El segundo guiño es "Contradanza", de Ernán López-Nussa, interpretada por él en su disco "From Havana to Rio". Aquí tiene que ver con una atmósfera más cercana a la propia sonoridad de las Contradanzas para piano de Saumell del siglo XIX, enriquecida con el formato instrumental y apoyada por la percusión y el contrabajo. Tiene la propia estructura binaria de la contradanza, contrastando en carácter en ambas partes, y luego un montuno e improvisaciones. 





A continuación, esta "Contradanza" de Tony Pérez, en su disco "Soneao". Esta pieza me recuerda a una de las veces que tuve la oportunidad de escuchar a Tony en vivo, que él se sienta y comienza a descargar en el piano mucho de todo el talento que tiene dentro, en ideas, frases, virtuosismo; y ahí sientes su grandeza y que tienes la suerte de poder presenciar algo semejante, que podría durar desde un ratico hasta un par de horas o más, siendo cómplice del derroche. Este disco, "Soneao", que es a piano solo, es como vivir esa experiencia y "Contradanza", en sus once minutos y medio nos va llevando por muchos caminos.  



Y para concluir estas dos Contradanzas de Emiliano Salvador: "Mi Contradanza" y "La Contradanza", que ratifican, junto con los ejemplos anteriores, que la Contradanza ha dejado huella, no solo en su papel histórico dentro del nacimiento de una música cubana, si no que ha seguido evolucionando en la manera en que cada intérprete se ha apropiado de ella y eso la ha hecho seguir vigente. 






______________________


No hay comentarios:

Publicar un comentario